CORONA DE AMOR A DIOS
 
1. Dios mío, sumo Bien, quisiera haberos amado siempre.
2. Dios mío, detesto el tiempo en que no os ame.
3. ¿Cómo he podido vivir tanto tiempo sin vuestro santo amor?
4. Y vos, Dios mío, ¿cómo pudisteis sufrirme?
5. Os doy las gracias, Dios mío, por vuestra gran paciencia.
6. Pero ahora quiero amaros siempre.
7. Deseo morir antes que dejar de amaros.
8. Quitadme, Dios mío, la vida, cuando haya de dejar de amaros.
9. Una gracia os pido, y es la de amaros siempre.
10. Con vuestro amor seré dichoso. 
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.
1. Deseo, Dios mío, veros amados de todos.
2. Dichoso yo, si pudiese dar mi sangre para que todos os amasen.
3. El que no os ama, es verdaderamente ciego.
4. Iluminadle, Dios mío.
5. Es una verdadera desgracia el no amaros a Vos, sumo Bien.
6. Yo, Dios mío, no quiero ser del número de aquellos infelices obcecados que no os aman.
7. Vos, Dios mío, sois mi alegría, y todo mi bien.
8. Quiero ser todo vuestro para siempre.
9. ¿Quién podrá jamás separarme de vuestro santo amor?
10. Venid, criaturas todas, a amar a mi Dios.
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.
1. Quisiera, Dios mío, tener mil corazones para amaros.
2. Quisiera tener los corazones de todos los hombres para amaros.
3. Me alegraría que hubiese mas mundos para que todos os amasen.
4. Dichoso el que pudiese amaros con los corazones de todas las criaturas posibles.
5. Vos lo merecéis, Dios mío.
6. Mi corazón es demasiado pobre, y frío para amaros.
7. ¡Oh fatal frialdad de los hombres en amar al sumo Bien!
8. ¡Oh deplorable ceguedad de los mundanos que no conocen el verdadero amor!
9. ¡Dichosos vosotros, moradores del cielo, que le conocéis y le amáis!
10. ¡Oh dichosa necesidad la de amar a Dios!
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.
1. ¿Cuándo será, Dios mío, que yo arda en vuestro amor?
2. ¡Qué feliz y venturosa suerte será esta para mí!
3. Mas ya que no sé amaros, me gozo al menos en que haya tantos otros que os amen verdaderamente con todo su corazón.
4. Tengo un gozo especial en que seáis amado de todos los Angeles y bienaventurados del cielo.
5. Yo uno mi pobre corazón con el corazón de todos ellos.
6. Quiero amaros de un modo especial con el amor con que os amaron aquellos Santos que estuvieron mas enamorados de Vos.
7. Y así, quiero amaros con el mismo amor con que os amaron santa María Magdalena, santa Catalina y santa Teresa.
8. Con aquel amor con que os amaron san Agustín, santo Domingo, san Francisco Javier, san Felipe Neri, y san Luis Gonzaga.
9. Con el mismo amor con que os amaron los santos apóstoles, particularmente san Pedro, san Pablo, y el discípulo amado.
10. Con el mismo amor con que os amó el gran patriarca san José.
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.
1. Asimismo quisiera amaros con aquel amor con que os amó María santísima en la tierra.
2.Con aquel amor en particular con que os amó cuando concibió en su seno virginal á vuestro divino Hijo, y cuando le parió, cuando amamantó, y cuando le vio morir.
3. Quiero amaros también con aquel amor con que os ama y amará siempre en el cielo.
4. Mas, para amaros a Vos, Dios mío de infinita bondad, ni aun esto basta.
5. Y así, quisiera amaros como os amó el Verbo divino hecho hombre.
6. Como os amó cuando nació.
7. Como os amó cuando expiró en la cruz.
8. Como os ama continuamente en aquellos sagrados tabernáculos donde está oculto.
9. Con aquel mismo amor con que os ama y os amará en el cielo por toda la eternidad.
10.Finalmente, quiero amaros con aquel amor con que os amáis Vos mismo; pero ya que esto es imposible, haced, Dios mío, por piedad, que os ame cuanto mas sepa y pueda, y cuanto sea de vuestro agrado. Amén.
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.
ORACIÓN FINAL
 
Dios misericordioso que has preparado bienes invisibles a los que te aman, infunde tu amor en nuestros corazones a fin de que amándote en todo y sobre todo alcancemos tus promesas que superan todos nuestros deseos. Amén. 

Copyright © 2014 Mensajes de Luz. Powered by Comvoz